Diabetes mellitus tipo 1 y embarazo: una experiencia gratificante cuando se toman las precauciones adecuadas

Publicado el 18 de junio de 2021

La maternidad es un tema importante para muchas mujeres. Para aquellas que viven con diabetes mellitus tipo 1 (DM1), esto puede ser una fuente de dudas y estrés dado el riesgo para la madre y el bebé en formación, que se puede presentar cuando existe un control metabólico inadecuado. Las mujeres con DM1 pueden tener embarazos saludables, dependiendo de su preparación y tratamiento óptimos, teniendo siempre en consideración que existen necesidades únicas durante cada período: preconcepcional (de preparación), embarazo y posparto. 

Por Carolina Pérez, Diabetóloga Hospital Clínico San Borja Arriarán y Franco Giraudo, Médico Asesor FDJ 

Precauciones preconcepcionales y planificación  

Al planificar la concepción (embarazo), las mujeres con diabetes deben trabajar con su equipo tratante para prepararse metabólicamente. Es recomendable comenzar la asesoría previa a la concepción, en la pubertad temprana, y continuar durante los años reproductivos. Se sabe que la educación debe comenzar mucho antes de la aparición del deseo de maternidad y el inicio de la vida sexual, ya que es importante que el embarazo se produzca en condiciones adecuadas, tanto de la glicemia, como de la preparación física, emocional y económica. 

Las complicaciones secundarias a la diabetes, asociadas a la hiperglicemia crónica, deben ser evaluadas antes del embarazo y ser tratadas si es indicado. Se recomienda realizar un examen de fondo de ojo antes de la concepción. Este análisis debería repetirse idealmente durante cada tres meses en el embarazo. Esto es necesario ya que la retinopatía diabética, si está presente, puede acelerarse durante el embarazo. Así mismo, se recomienda evaluar previo al embarazo la presencia de microalbuminuria (proteína en la orina).  

Durante varios meses antes y durante el embarazo, los niveles de glicemia deben ser lo más cercanos a lo normal (población sin diabetes) para disminuir las complicaciones del feto y de la madre. El nivel objetivo de hemoglobina glicosilada (HbA1c) antes de la concepción es inferior a 7,0% y durante el embarazo inferior al 6,5%. Estas estrictas recomendaciones sobre el control glicémico se basan en que la hiperglicemia en el momento de la concepción y durante el primer trimestre del embarazo otorga un riesgo mucho mayor de tener un bebé con una anomalía congénita como malformaciones cerebrales y cardíacas, además de abortos espontáneos.

Hay que recordar que la glicemia que presente la madre será exactamente la misma que la del embrión/feto y la glucosa en exceso actúa como teratogénico (productor de malformaciones), lo que puede ser evitado logrando niveles adecuados de glicemia. Es importante recordar que estos niveles objetivos serán diferentes a la vida previa a la concepción (más estrictos), por lo que es importante planificar este período con el equipo de salud. 

Cuidados durante el embarazo 

Durante el período de embarazo, los objetivos glucémicos deseables son los siguientes: glucosa en ayunas inferior a 95 mg/dL; 1 hora después del inicio de la comida menor a 140 mg/dL; menos de 120 mg/dL a las 2 horas después del inicio de una comida. Esto con el objetivo de evitar un crecimiento excesivo del feto, enfermedades de la placenta y maternas y el riesgo de un parto prematuro, entre otras complicaciones asociadas a la hiperglicemia. 

Durante el embarazo, la sensibilidad a la insulina y las necesidades de insulina cambian drásticamente. Durante el primer trimestre, existe un aumento en la sensibilidad a la insulina, por lo que las mujeres con DM1 tienen riesgo de hipoglicemia, especialmente en el primer trimestre del embarazo. Los requerimientos de insulina aumentan significativamente durante la segunda mitad del embarazo debido al efecto de las hormonas producidas por la placenta. De esta manera, las mujeres requieren de 2 a 3 veces la dosis de insulina usada antes de la concepción hacia el final del embarazo. Por esta razón, es importante tener controles frecuentes con el equipo de salud y poner atención a la alimentación y actividad física. 

Cuidados luego del parto 

En el posparto, tras la salida de la placenta, los requerimientos de insulina caen significativamente a los niveles requeridos antes de la concepción y quizás incluso más bajos para las mujeres que están amamantando, por lo que es necesario realizar ajustes respecto a la insulinoterapia de manera dinámica.   

Recomendaciones 

El embarazo debe ser planificado en una mujer que vive con DM1, para minimizar los riesgos de la salud materna y fetal. Esto se consigue con una preparación adecuada, controles frecuentes por un equipo multidisciplinario y el apoyo de la familia y amigos. 

El llamado es a la planificación del embarazo, lo que implica el uso de métodos anticonceptivos altamente eficaces de manera continua si se ha iniciado o se pretende iniciar la vida sexual, hasta estar preparada física, mental y emocionalmente. 

A pesar de lo complejo y/o abrumador que puede resultar la preparación, son muchas las experiencias satisfactorias de mujeres con DM1 que han tenido vivencias gratificantes e hijos saludables. Para más información respecto a anticoncepción en mujeres con DM1 y cuidados preconcepcionales, los invitamos a revisar nuestro material educativo disponible de manera gratuita en la web www.diabeteschile.cl/material-educativo  

Encuentra este y otros artículos la revista Diabetes Control N°46

company logo
  • Sede Central : Lota 2344, Providencia, Chile. Teléfono: +56223673900 Correo electrónico: fdj@diabeteschile.cl
  • Sede Viña del Mar : Av. Valparaíso #507, oficina 208, Edificio Portal Alamos, Viña del Mar. Región de Valparaíso. Teléfono: +56223673964 Correo electrónico: fdjquintaregion@diabeteschile.cl
  • Sede Concepción : Cochrane 635, oficina 703-A, Edificio Plaza Centro, Concepción. Región del Bio Bio. Teléfono: +56223673952 Correo electrónico: fdj@diabeteschile.cl