Sueño y diabetes ¿una relación más estrecha de la pensada?

Publicado el 20 de julio de 2021

¿Qué relación tiene el sueño con nuestra diabetes? Pues más de la imaginada. Estudios neurobiológicos y metabólicos han demostrado que existe una relación de ida y vuelta entre ambos componentes. 

Mientras que la glicemia puede condicionar nuestra calidad del sueño, despertándonos con hipoglicemias o durmiendo intranquilos con hiperglicemias, se ha evidenciado que el dormir poco y/o mal condiciona los resultados del tratamiento de nuestra diabetes. 

Por Franco Giraudo, Médico Asesor FDJ 

Por una parte, la falta de sueño se ha visto involucrada en el aumento de la resistencia a la insulina, fenómeno que puede predisponer a desarrollar diabetes tipo 2 en la población general, pero también que hace que personas con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) deban usar más insulina para mantener sus glicemias en rango. Es cosa de ver las glicemias del día siguiente de haber dormido poco y notarán como la glicemia tiende a ser mayor y/o necesitamos más insulina ese día para lograr niveles glicémicos adecuados. Además, cuando dormimos poco, sentimos mayor apetencia por alimentos ricos en hidratos de carbono y grasas, los que además de hacernos subir de peso, afectan de manera importante nuestra glicemia. También tenemos menos energía para realizar actividad física, la que podría contrarrestar el efecto sobre la resistencia a la insulina producida de manera transitoria por la falta de sueño. 

Todo esto se debe a que nuestro cuerpo reconoce el cansancio producto de la falta de sueño que es censado por mecanismos internos que no necesariamente notamos. Para mantenernos activos y seguir con nuestras actividades, el cuerpo debe esforzarse más, lo que logra liberando hormonas que elevan la glicemia (de contrarregulación). Estas hormonas, producen además otras consecuencias en nuestro cuerpo a largo plazo cuando son liberadas en cantidades mayores a lo debido, como aumento de la presión arterial, por lo que no es bueno tener un exceso de ellas circulando. 

¿Y cómo puedo evitar todas estas adaptaciones dañinas en mi cuerpo? Pues durmiendo bien. El número de horas que una persona debe dormir dependerá de su edad, aumentando mientas más chica es la persona. Para los adultos, donde el tema ha sido estudiado más, se recomienda dormir diariamente, de noche y ojalá de manera continua, un total de 7 a 9 horas. Al dormir menos que eso, a pesar de sentirnos bien, estaremos liberando en exceso las hormonas “dañinas” para evitar sentirnos cansados y poder mantenernos activos, “pagando las consecuencias” en nuestra salud. 

Es tan notorio el efecto de la falta de sueño sobre el control de la glicemia, que muchas personas con diabetes e influencers que muestran su vida con diabetes por redes sociales, la catalogan como uno de los factores a los que hay que poner atención cuando no estamos logrando el control que queremos/esperamos. Todo esto basado en evidencia científica. 

A pesar de que uno considere que tiene demasiadas obligaciones (trabajo, estudio, tareas del hogar), el dormir en cantidad suficiente y de buena calidad es una inversión para nuestra salud, por lo que debe ser obligación en el tratamiento de la DM1 y la prevención de la DM2. Algunas recomendaciones para mejorar el patrón del sueño son, por ejemplo, apagar equipos electrónicos al menos una hora antes del tiempo presupuestado para dormir (celular, televisión, juegos de videos); dormir de noche, de corrido; no consumir alimentos ni bebidas estimulantes muy tarde, como té y café, bebidas colas, alcohol; intentar mantener un horario fijo de acostada y levantada, incluyendo los fines de semana; practicar actividad física regular. 

El cambio de hábitos es un proceso lento y la clave del éxito es la constancia, por lo que la invitación es a analizar nuestro patrón de sueño, mejorarlo en lo posible y evaluar el resultado en nuestras glicemias y tratamiento en general. 

Encuentra este y otros artículos la revista Diabetes Control N°46



company logo
  • Sede Central : Lota 2344, Providencia, Chile. Teléfono: +56223673900 Correo electrónico: fdj@diabeteschile.cl
  • Sede Viña del Mar : Av. Valparaíso #507, oficina 208, Edificio Portal Alamos, Viña del Mar. Región de Valparaíso. Teléfono: +56223673964 Correo electrónico: fdjquintaregion@diabeteschile.cl