Dietas de moda: ¿Son útiles para personas con Diabetes Tipo 1?

Publicado el 9 de febrero de 2021

Las dietas que tienen como fin hacer que las personas bajen de peso, son comunes actualmente. Es posible encontrarlas con regularidad en programas de televisión como matinales o noticieros, en libros de amplio éxito en malls y supermercados, en las fotos y videos de las redes sociales de famosos e incluso de nuestros vecinos, amigos y familiares.

Romina Aedo y Felipe Happey, Nutricionistas FDJ

Existen distintas dietas de moda enfocadas en disminuir la cantidad de carbohidratos a consumir diariamente y aumentar la grasa, con el objetivo de generar una pérdida de peso y mejorar los niveles de azúcar en la sangre. Hoy tienen gran alcance en la población ya que son promocionadas con “resultados óptimos” en medios de comunicación masiva o por comentarios de algún amigo o familiar.

Sin embargo, hay pocos estudios científicos que respalden su validez en personas con diabetes tipo 1, además la información existente desconoce las consecuencias a la salud que pueda tener a largo plazo. Es importante mencionar que los estudios revisados han sido en grupos control bajo la supervisión del equipo tratante.

¿CÓMO DEBERÍA SER LA ALIMENTACIÓN DE UNA PERSONA CON DM1?

Las sugerencias dietéticas de una persona con Diabetes Tipo 1 se basan en recomendaciones de alimentación saludable, de la misma forma que para otros adultos y niños que no tengan esta condición. Esta debe ser adaptada a la necesidad nutricional de cada individuo, en relación con el peso, edad, sexo y actividad física. También debe ser considerado el conteo de carbohidratos de los alimentos para así ajustar la dosis de insulina, con el objetivo de mantener un buen control metabólico y un estado nutricional normal, optimizando el desarrollo y crecimiento en los niños.

La ingesta debe se variada con alimentos de todos los grupos existentes: incluye frutas, verduras, lácteos, cereales, granos enteros, legumbres, grasas esenciales, carnes magras en cantidades adecuadas a cada persona. De esta forma, logramos obtener todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para mantener un óptimo estado de salud.

Desde los inicios de la dietética y la industria alimentaria, las dietas con restricción de carbohidratos se han vuelto populares para lograr una pérdida de peso. En el manejo de la DM1 tampoco es algo nuevo, ya que antes de que existiera la insulina la restricción de carbohidratos era el único tratamiento, ocasionando consecuencias graves en el crecimiento y desarrollo en los niños con diabetes.

Actualmente el contexto es diferente, por lo tanto, es importante conocer en que se basan estas dietas y cuáles son sus efectos en la salud. Estas dietas se clasifican en diversas categorías, pero en este artículo nos enfocaremos solamente en tres de estas.

Una de las categorías es la que modifica la ingesta habitual de nutrientes, por ejemplo, la que aporta más grasas que carbohidratos, llamada “dieta cetogénica”. Otra categoría es la restrictiva, que se basa en eliminar algún alimento específico; en este caso profundizaremos en la “dieta paleolítica o paleo”. Por último, la dieta Atkins que limita los carbohidratos y aumenta las proteínas y grasas.

En esta tabla se puede comparar la distribución de los nutrientes, según dietas de moda y recomendaciones de alimentación saludable:

DIETA CETOGÉNICA

La dieta cetogénica fue diseñada en 1923 por el doctor Russel Wilder para el tratamiento de las epilepsias recurrentes, conocida como epilepsia refractaria, en niños que no mejoraban con el tratamiento farmacológico. Esta intervención estaba enfocada en dar una dieta baja en carbohidratos y elevada en grasas, para reducir la frecuencia de convulsiones, ya que se relaciona con la producción de cuerpos cetónicos y esto, a su vez, con un efecto anticonvulsivo.

Posteriormente, esta dieta que originalmente fue creada para tratar la DM2 se modificó y fue adaptada para tratar la obesidad y mejorar el control glicémico. El fundamento de esta dieta es que, durante la ingesta restringida de carbohidratos, el cuerpo utiliza las grasas para obtener energía. Luego, al quemar las grasas se crean los cuerpos cetónicos y este componente es utilizado por el resto del cuerpo como combustible. De esta forma se logra una pérdida de peso y mejoras en la glicemia por estar asociado a una baja ingesta de carbohidratos.

DIETA PALEOLÍTICA

La dieta paleolítica, es una dieta restrictiva que consiste en seguir una alimentación similar a que se podía encontrar en la era paleolítica, donde se obtenían los alimentos de la caza y recolección sin mayor procesamiento. Esta dieta incluye carne, nueces, huevos, aceites saludables y frutas y verduras frescas. Se excluyen de la alimentación los cereales, legumbres, productos lácteos, productos procesados o refinados. Se fundamenta en que al consumir una dieta menos procesada, con menor contenido de sodio y azúcares de absorción rápida, existiría una perdida peso. Por tanto enfrenta mejor el síndrome metabólico, aumenta la sensibilidad de la insulina fisiológica y disminuye los factores de riesgo cardiovascular.

DIETA ATKINS

Es una dieta que limita el consumo de hidratos de carbono (HdC) con un aumento de las proteínas y grasas. Esta dieta tiene 4 fases donde en un comienzo solo se limita a comer <20 gr/día de HdC durante 2 semanas aproximadamente, en la segunda fase se aumenta el consumo de HdC a <50 gr/día, en la fase 3 y 4 se incorporan nuevos alimentos, pero se mantiene una dieta baja en HdC, alta en proteínas y grasas.

LIMITACIONES DE ESTAS DIETAS

A corto plazo estas dietas analizadas, suelen lograr una pérdida de peso para sus usuarios, pero esto se asocia a la baja ingesta calórica y la restricción de los carbohidratos. Actualmente, faltan estudios que muestren los efectos en la salud a largo plazo, puesto que no se ha podido investigar de manera sostenida, ya que son tipos de alimentación no viables en el tiempo.

No se encontraron estudios realizados en menores; las únicas revisiones observadas están enfocadas a niños con diabetes mellitus tipo 1 y epilepsia. Es importante mencionar que un niño no debiese seguir una dieta restrictiva, ya que necesita una ingesta suficiente de nutrientes esenciales, que están asociados a una alimentación saludable para un desarrollo óptimo. A menos que su equipo médico indique lo contrario.

Las dietas de moda, ya sea la dieta Cetogénica, Atkins o Paleolítica, no tienen gran sustento científico como para ser recomendadas en una persona con DM1 y no se pueden aplicar en niños por las razones expuestas.

CONSIDERACIONES FINALES

Para mantener el control nutricional en la diabetes debemos fomentar hábitos de alimentación saludable y que éstos se mantengan durante todo el ciclo vital, para resguardar un bienestar físico, social y psicológico. El establecer una dieta restringida en hidratos de carbono a un niño o adolescente podría ocasionar aislamiento social, especialmente en algunas actividades como fiestas y celebraciones. En la medida en que van creciendo, debido a este régimen, es probable que no sepan incorporar nuevos alimentos que son consumidos por sus compañeros y amigos, sin tener hiperglicemias.

Es importante mencionar que todo cambio en la alimentación de una persona con diabetes tipo 1 debe ser indicado y supervisado por la nutricionista del equipo de salud tratante. Debe ser un plan alimentario personalizado que se ajuste al estado nutricional de la persona, a sus preferencias y sus hábitos alimentarios, con el objetivo de lograr mejorar la adherencia al tratamiento.

En base a lo anterior, si existen cambios considerables en la ingesta de carbohidratos de una persona con DM1, esto debe informarse al equipo de salud para hacer ajustes en el esquema de insulina, para así prevenir variaciones en la glicemia y mantener un óptimo control metabólico.

Recuerda que puedes solicitar asesorías educativas sobre el tratamiento de diabetes tipo 1 si eres socio de la Fundación. Solicita tu hora aquí.

Encuentra este y otros artículos en la Revista Diabetes Control N°45

company logo
  • Sede Central : Lota 2344, Providencia, Chile. Teléfono: +56223673900 Correo electrónico: fdj@diabeteschile.cl
  • Sede Viña del Mar : Av. Valparaíso #507, oficina 208, Edificio Portal Alamos, Viña del Mar. Región de Valparaíso. Teléfono: +56223673964 Correo electrónico: fdjquintaregion@diabeteschile.cl
  • Sede Concepción : Cochrane 635, oficina 703-A, Edificio Plaza Centro, Concepción. Región del Bio Bio. Teléfono: +56223673952 Correo electrónico: fdj@diabeteschile.cl